Del Bicho

al Hecho  

¿Nuevas Mascotas?

Considerados como nuevas mascotas o nuevos animales de compañía, estas especies han obtenido una gran popularidad y tendencia para quienes quieren tener un animal exótico y diferente a las mascotas comunes, como los perros o gatos, sin embargo el ignorar como debe ser su vida en cautiverio y los cuidados que requiere cada especie llegan a poner en riesgo a animal e incluso a la familia, por lo que te daremos algunas recomendaciones que puedes considerar antes de adquirir un reptil o anfibio.

Hay una gran variedad de reptiles que se han puesto muy de moda, principalmente entre el público más joven que por llamar la atención o ser mas populares entre sus amistades, buscan algún ejemplar de estas especies y así tener una “mascota” poco convencional o diferente.

Los reptiles, quelonios y anfibios son POIQUILOTERMOS es decir, que son seres de sangre fría, lo que hace que no tengan una capacidad receptiva a los mandos, estímulos o muestras de afecto que se le puede dar  un mamífero. Son animales más instintivos y que requieren un manejo diferente y adecuado a su especie.

Sin embargo esta tendencia va en aumento aun cuando existe mucho desconocimiento en el manejo de este tipo de especies considerando que varias de ellas se encuentran amenazadas, protegidas o en peligro de extinción.

El crecimiento en la comercialización de estos animales no ha permitido que exista una control adecuado por o que  puede conseguirse un herpeto en el mercado establecido con sus permisos correspondientes como también en el mercado negro, en donde son más baratos pero no tienen un certificado que acredite su procedencia y estado de salud del animal y que puede ser, de acuerdo a la especie, peligroso para su comprador, su familia u otros animales.

Si en tu casa hay niños pequeños (menos de 5 años) personas de la tercera edad, enfermos crónicos o convalecientes, con sistema inmune deficiente o débil, mujeres embarazadas o lactando, no es conveniente tener un reptil.

Los reptiles, quelonios y anfibios son portadores naturales de la bacteria Salmonella y aun cuando ellos no desarrollan la enfermedad si la pueden transmitir, por lo que es muy importante que antes de adquirir un reptil lo platiques con los miembros de la familia respetando la opinión de cada uno de ellos y tomar una decisión razonada.

Para adquirir un reptil es conveniente que sea en un criadero autorizado o en una tienda especializada donde expidan un certificado de procedencia legal. No es recomendable comprar un reptil en tianguis, mercados o a pie de carretera.

No se deben capturar animales silvestres, los reptiles en su hábitat natural tienen sus instintos, reflejos y mecanismos de defensa mas desarrollados y pueden utilizarlos al sentirse amenazados.

Conocer la especie que queremos tener en cuanto a sus hábitos, dieta, talla adulta y longevidad son factores muy importantes para poder brindarle un bienestar a nuestro ejemplar.

TIEMPO DE ELECCIÓN

El deseo de tener un ejemplar de reptil o anfibio se ha convertido en una tendencia que ha favorecido al mercado de mascotas ya que a diferencia de los peces, estas especies han acaparado más la atención entre los adolescentes y adultos jóvenes principalmente por que son especies que se pueden manipular e interactuar con ellas, con las precauciones pertinentes, con cierta facilidad, aunque con especies como boas o iguanas se requiere un poco mas de cuidado para no lastimar al animal o que nos lastime.

Los anfibios son los menos complicados para tener, y dentro de ellos podemos encontrar ranas, sapos, salamandras y tritones, especies a las que podemos tener en un espacio reducido , como una pecera acondicionada para la especie que se trate.

En el caso de los reptiles haremos dos grupos que serán los reptiles menores como las lagartijas, Geckos, Anolis, Dragón Barbado y Camaleones, que para su hábitat requieren de un espacio mayor donde se pueda instalar un terrario lo suficientemente amplio para que tenga actividad tomando las precauciones pertinentes para que no escapen.

Y reptiles mayores como las Pitones, boas e Iguanas que por su talla adulta requieren de mucho mas espacio y condiciones más precisas para crear su hábitat que evite el estrés y que el animal se sienta incómodo.

Las siguientes recomendaciones son solo un ejemplo de las especies más populares que hay en el mercado, aunque hay una gran variedad que puedes encontrar en tiendas especializadas o criaderos.

TORTUGA DE OREJAS ROJAS O JAPONESA (Quelonio)

Se puede considerar que es la más popular de estas especies y que es muy solicitada por el público infantil, pero la manipulación excesiva y el mal manejo de la especie, también la hacen la de mayor mortandad. De bajo costo y mantenimiento, este quelonio con los cuidados adecuados puede vivir en cautiverio hasta 30 años, son ovíparas y requieren poco espacio, no se recomienda introducirlas en la población de un acuario debido a que son depredadores naturales de la fauna acuática.

SALAMANDRAS Y TRITONES

De hecho se puede decir que es la misma especie, la Salamandra pasa mas tiempo en tierra que en agua y el Tritón al contrario, pasa mas tiempo en el agua, de ahí su nombre inspirado en el Dios griego una de las mas notables diferencias es que la cola del Tritón es plana lateralmente, lo que le permite tener mayor facilidad en el nado. En la Salamandra, la cola es robusta y redonda para poder tener mas agilidad en tierra.

Estas especies son Ovíparas y ocupan poco espacio en una casa, sus cuidados son mínimos pero no por ello debemos dejarlos a su suerte, para cualquiera de las dos especies es recomendable que se adapte una pecera o terrario similar al de las tortugas, aunque para el tritón se requiere mayor profundidad en el agua y para la Salamandra menos agua y mas tierra o arena.

 

Los anfibios son mas pequeños que los reptiles o tortugas por lo que no recomendamos se manipulen constantemente ya que pueden poner en riesgo su integridad física .

Los reptiles son animales muy longevos y lo tendrás en cautiverio por muchos años, por ejemplo en el caso de la Pitón Bola su promedio de vida en cautiverio es de 30 años, un Gecko Leopardo o una iguana pueden vivir hasta 20 años, un Camaleón su promedio de vida en cautiverio es hasta de 6 años, siendo un punto importante a considerar antes de adquirir algún ejemplar.

Cuando de Adolescente o personas solteras tienen estos animales no tienen problemas en sus cuidados ni en su tenencia, pero que cuando llegan a hacer vida en pareja y formar una familia, se deshacen de su mascota, siendo pocas personas quienes las conservan. En la mayoría de los casos las dan en adopción, venta o las donan a algún zoológico o santuario, pero otras mas las abandonan en bosques o parques, y esto está documentado por la Brigada de Vigilancia Animal de la S.S.C. de la Ciudad de México. 

Estos animales pueden adaptarse a un hábitat artificial y vivir ahí toda su vida, pero no son domesticables como los mamíferos o incluso como algunas aves, debido a que su instinto les permite manejarse más por reflejo que por recibir una orden específica por su cerebro que es muy primitivo. No interactúan con el ser humano, solo reaccionan a su instinto de que no corren peligro alguno y se mantienen relajados, pero tampoco es recomendable manipularlos por mucho tiempo par no estresarlos.

También hay que considerar que algunos reptiles son nocturnos por lo que exponerlos al la luz de día puede causarles molestias o estrés.

Cuando un animal, de cualquier especie, es sacado de su hábitat natural, activa su instinto de conservación y pueden ser agresivos, difícilmente se adaptan a las condiciones artificiales de vida pues el cautiverio interrumpe su ciclo de reproducción, su instinto de conservación, deja de cazar y la falta de estas actividades acorta su vida.

Por eso es importante que cuando vayas a un bosque o a alguna reserva ecológica y te topes con un bicho de estos, obsérvalos y toma fotos o video a una distancia prudente, no trates de atraparlos, más aun si no conoces la especie de que se trate.

Te  recomendamos tener una asesoría profesional de algún experto criador, un biólogo o un Médico Veterinario especializado en fauna tropical o silvestre, antes de adquirir una especie de reptil.

Los reptiles “menores”  más comunes que puedes tener, son el Gecko, Anolis, Camaleón, Lagarto de Madgascar o Dragón Barbado, hay una variedad de tipos que pueden atraerte. Su manutención es variada pues su dieta es principalmente de insectos como de algunas plantas y frutos,  requieren de un terrario bien acondicionado y amplio, por lo que debes elegir un espacio en tu casa para tenerlo.

 

En el caso de las Boas, Pitones, Serpientes de Maizal o iguanas, se requiere mucho mayor espacio para la instalación e su hábitat, por la talla que llegan a tener de adulto y por sus actividades, por ejemplo, una iguana verde puede alcanzar en promedio el 1.50 metros y una Pitón bola hasta el 1.80 metros, por lo que es muy importante el terrario y el acondicionamiento adecuado para tener alguna de estas especies.

Hay tiendas especializadas en reptiles en donde puedes adquirir alguna especie con las garantías necesarias para tener un reptil sano y que no implique ningún riesgo para ti o tu familia. No captures especies en su hábitat natural y procura no adquirirlos en tianguis o mercados pues no tendrías la certeza de su procedencia.

Sigue las instrucciones de alimentación que te den en donde adquieras a tu reptil, no le des alimentos no indicados o que contengan sustancias peligrosas para su organismo.

Manipula a tus reptiles con cuidado, sobre todo a los Geckos, camaleones que sus cuerpos son más frágiles que otros reptiles. Siempre que manipules a tus reptiles, procura lavarte las manos y usar un gel desinfectante.

Puedes consultar a un experto criador de reptiles, un biólogo o un Médico Veterinario especializado en fauna silvestre para tener una mejor y mayor orientación y que te ayude a decidir o desistir en la adquisición de un reptil, anfibio o quelonio.

RANAS DARDO

Una especie muy vistosa pero peligrosas pues en su estado natural segregan una toxina muy poderosa a través de  su piel que utiliza para salvarse de sus depredadores. Aún cuando estas ranas se pueden conseguir con algún criadero o tienda especializada en reptiles, no es muy recomendable, más aun si se tienen niños en casa. 

A la fecha no se tiene registro de que una Rana Dardo adquirida de manera legal pueda segregar veneno pero aun así se tienen que manipular con mucho cuidado.

Por consiguiente NO COMPRES este tipo de especímenes en el mercado informal, puedes correr un grave peligro.

Grupo Veterinario Pharmanimal's 2020

Todos los derechos Reservados 

Grupo Veterinario Pharmanimals Bienestar Animal, Chuchos y Demás Bichos, Bios, La Tienda de Chubi y Programa Adopta, así como sus respectivos logos están registrados ante el IMPI y Derechos de autor. Queda Prohibida su reproducción total o parcial. 

Aviso de Privacidad

Términos y Condiciones

  • Facebook
  • YouTube
fci_logo-1026x1030 trans.png